martes, 22 de septiembre de 2015

Mi rastro en la web (II)



Hoy estoy de aniversario. Hace justo cinco años que decidí crear este blog. Como decía en mi primera y dubitativa entrada, conseguí vencer el miedo a exponerme en público. El balance de estos cinco años no ha podido ser más positivo: he escrito 44 entradas, de las que me siento muy orgulloso, y de las que nunca me he arrepentido de escribir en un lugar abierto a todo el mundo, que es internet. Bueno, siendo honestos, una de estas entradas fue modificada después de haberla escrito, porque me arrepentí en parte de haberla escrito tan impulsivamente. Pero quitando esta pequeña excepción, todas las entradas que he escrito en este blog me han dado multitud de satisfacciones. Sobre todo, la propia satisfacción de haberlas escrito, y haber disfrutado haciéndolo. Y, cómo no, la inmensa satisfacción de que alguien, conocido o desconocido, me diga que lo ha leído, y que le ha gustado. El Propósito del blog no es tener muchas visitas, de hecho tras 5 años tengo unas modestas 14.000 visitas, más o menos.
Como dice un divulgador y bloguero que admiro mucho, Yanko Urin (El búho) un blog es una versión actual de un diario o un cuaderno de bitácora. Es algo personal, y casi íntimo del que lo escribe, y sin embargo se expone a que lo lea todo el mundo. Sus entradas acumuladas son un chivato de las tendencias del autor, un escaparate de las vergüenzas que uno atesora, ya sean conceptuales o personales y, en el fondo, una bomba de relojería que otros pudieran explotar en su contra. Sin embargo, este diario abierto al mundo se suele mantener oculto, diluido en el magma de los millones y millones de páginas que un buscador otea, y en el pozo sin fondo de los millones y millones de otros blogs en los que, pirados como yo, pierden el tiempo.

Una de las primeras cosas que hice, al iniciar mi blog, es hacer algo de egosurfing. Tengo un nombre algo peculiar, que combinado con mis dos apellidos ha generado durante toda mi vida multitud de confusiones, errores de interpretación, que siempre me hacen bastante gracia. He aquí dos de los últimos y más originales errores con los que me he encontrado:


Como todo, tener un nombre peculiar tiene ventajas e inconvenientes. En internet, es probable que encuentres mucha más información correcta buscando mi nombre, que si buscas el de otra persona con nombre y apellidos mucho más comunes.
Eso es lo que me encontré la primera vez que me busqué en Google hace cinco años efectivamente me encontré muy fácilmente, pero no encontré gran cosa (perfiles en Facebook y LinkedIn, algunas indiscreciones, y alguna curiosidad, como encontrar a mi abuelo, que nunca conoció internet). Pero tuve la sensación de que me habría gustado dejar un rastro algo más digno en la web. Y por eso, tras cinco años de presencia activa en multitud de redes sociales, blogs, y de generar mucho contenido online ha llegado la hora de saber si he mejorado, de saber si buscándome en Internet encuentro lo que yo querría encontrar, y no otra cosa.

La primera novedad importante al buscarme es que el propio Google (en 2010 era el buscador hegemónico, y a día de hoy sigue siéndolo) ha cambiado bastante. Ahora ya predice tu búsqueda antes de que termines de escribir, autocompletándola mientras vas tecleando.  Así, para que te proponga la búsqueda "Servet Casabona" tan sólo tienes que escribir hasta "Servet Casa"



También permite la búsqueda exclusiva de imágenes, lo que es particularmente gracioso a la hora de hacer egosurfing. De las 24 primeras fotos, sólo una es una foto real mía real, y dos más son fotos de perfil. 2 contactos que conozco personalmente, 4 contactos que no conozco (todos LinkedIn). 1 contacto que no conozco (Google+), y una noticia que no tiene que ver conmigo (foto del ministro de Sanidad, noticia del hospital Miguel Servet).

Imágenes que no son fotos: 4 de entradas de PU (LinkedIn), 1 de entrada infoPadres (ScoopIt), 2 de fotos compartidas en Twitter, 1 foto compartida en Pinterest.


Tecleando en Google Servet Casabona, y utilizando el mágico botón "Voy a tener suerte" dirige directamente a mi cuenta de Twitter. Bueno, me parece lógico, porque tengo una presencia muy activa en esta red social. Eso me hace pensar que Twitter es la red social que menos respeta mi privacidad, y que más expone mis comentarios, puntos de vista, contactos, etc. Pero pronto llego a la conclusión que no, porque bajo mi punto de vista, la red más indiscreta y poco respetuosa con mi intimidad es LinkedIn.

Pero volvamos a la búsqueda original en Google, tecleando mi nombre y primer apellido.

Servet Casabona: Aproximadamente 2.630 resultados (0,17 segundos)
Primeros resultados: mis perfiles en redes sociales (como no podría ser de otra manera)
1º - Twitter; 2º - LinkedIn 
Llama la atención no encontrar mi perfil de Facebook.  Pero eso es exactamente lo que yo buscaba, cuando definí mis preferencias de privacidad, marqué explícitamente que los motores de búsqueda NO mostraran el enlace de mi biografía de Facebook. Como ya expliqué aquí mismo, en Facebook sólo acepto e interactúo con personas con las que me siento realmente a gusto, y limito tanto el número de amigos, como el acceso externo a cualquier cosa que yo publique en Facebook. Y tengo que decir que se agradece el señor Zuckerberg haya cumplido su palabra, y no haya podido encontrar con Google mi perfil en Facebook.

El resto de las 10 primeras entradas (primera página) de los resultados de Google no hay ningún error, y son TODO entradas relacionadas conmigo: 
- Un enlace de Facebook de infoPadres (que he compartido conscientemente a todo el mundo en Facebook); 
- Un enlace externo de un papi bloguero, que cita una entrada de mi blog de infoPadres; 
- Mi Canal de Youtube ¿? (que está totalmente vacío, porque no he colgado ningún vídeo); 
- Mi perfil de Foursquare, con mis tips, y su con localización. Se trata de una red cuyas indiscreciones tolero relativamente. Aunque no sé si hago bien, porque a través de ese enlace, sin conocerme, se adivina que vivo en Rubí, y también que he visitado muchas veces Vigo.

- Y en novena posición, a punto de no aparecer en la primera página de resultados de Google, está la primera entrada de Agorafilia: Mi rastro en la web (I), en la que nombro específicamente "Servet Casabona".

En la segunda (y última que voy a considerar) página de resultados sí que hay 3 errores que no dirigen a nada relacionado conmigo, que contienen por separado Servet (1 resultado) y que sólo contienen Casabona (2 resultados).
El resto son todo curiosidades, e indiscreciones, que no esperaba encontrar en Google:
Noticia en La Vanguardia. Nada que ver conmigo, pero se trata de una foto que yo les envié, de camiseta del Barça, y que no sabía que habían publicado.
- Comentario de Facebook, que hice conscientemente con mi nombre, en la página de Puleva (Smiling Girls)
- Página con fotos corriendo la media maratón de Barcelona.
- Comentario que realicé sobre una app, que hice conscientemente con mi nombre.
- Noticia relacionada con el poliuretano, donde hice un comentario con mi nombre.

En resumen, después de estos cinco años, los resultados obtenidos son bastante diferentes, pero todavía hay muchas cosas en común. 

Lo diferente, que muchos de los enlaces que obtengo son realmente de contenido creado y difundido por mí mismo, y esto era uno de mis principales objetivos. Hay muchas menos equivocaciones, y enlaces que no tienen que ver conmigo. Por otro lado, las indiscreciones son en su mayor parte "culpa mía", casi todas porque conscientemente he decidido compartir contenido, o comentar algo, con mi nombre, y no con pseudónimo. 

Las cosas en común, que en las primeras posiciones se encuentran mis perfiles de Twitter y LinkedIn, a través de los cuales se puede sacar bastante información sobre mí, mis gustos, mis opiniones, mis aficiones, etc. Aunque soy consciente de ello, y todo lo que comparto allí lo hago sabiendo que es información abierta al mundo, y que es lo primero que va a ver una persona que busque mi nombre en Internet. Aún no me he arrepentido de ninguno de mis tres mil y pico tweets, ni de mis actualizaciones o posts de LinkedIn. Cierto es que no me gusta mucho la indiscreción de LinkedIn, persistente a lo largo de los años, que además no es muy fiable, porque muestra como contactos míos a algunas personas que son sólo ligeramente conocidos, o incluso contactos muy lejanos. Punto positivo para Facebook, punto negativo para LinkedIn.
El resto de las redes sociales en las que participo activamente no aparecen, excepto Foursquare. Ni rastro de Instagram, Pinterest, Google+ (bueno, decir que participo en esta red social sería mucho decir), Delicious, Scoop.it, Paper.li, Quora, incluso Wikipedia. Hay que buscar por mi nombre de usuario para encontrarme. Y para la información que quiero dejar menos accesible, suelo utilizar mi pseudónimo, o nickname. He intentado buscar sólo por ese nombre, y ni siquiera yo consigo encontrarme. Así que más o menos se puede decir que las cosas que quiero mantener en un ámbito algo más privado, las consigo mantener, incluso en Internet.

Aunque una última conclusión, algo decepcionante para mí, es que buscando mi nombre no he conseguido encontrar prácticamente nada de mi blog personal. Es necesario añadir "blog personal" a mi nombre, o incluso buscar "Agorafilia web" para encontrarlo. Y eso me lleva a lo que decía al principio: este indiscreto diario personal, abierto al mundo, es más difícil de encontrar de lo que parece, perdido en la inmensidad de datos que se generan cada minuto en Internet.


jueves, 3 de septiembre de 2015

Las mentiras del independentismo



Me había prometido a mí mismo no hablar de Cataluña y sus políticos nacionalistas. Estoy muy harto del tema. Es un tema con el que los políticos y sus medios de comunicación quieren monopolizar la vida de los que vivimos en Cataluña. Como si no hubiera nada mas. Todo los demás es secundario, todo lo que pasa se ve a través del prisma desenfocado de la confrontación entre la Generalitat y el Gobierno Central.

Pero ha llegado a un punto en el que no puedo más.  Nos están intentando engañar de una manera esperpéntica, miserable, vil, convocándonos a (otra) cita histórica y decisiva en el futuro de Cataluña, en la que supuestamente debemos decidir sobre el futuro político de Cataluña como posible estado independiente,  mientras lo que estamos haciendo es eligiendo a quien nos va a gobernar en los próximos años (o meses, visto el historial de duración de los últimos gobiernos autonómicos).

Por eso escribo estas pocas líneas sobre las (últimas) mentiras del independentismo catalán. No tengo muchas esperanzas de convencer a ninguno de mis amigos que se declaran (ahora) independentistas, o defensores del "Derecho a decidir", aunque cualquiera sabe. Aunque quizas consiga convencer a alguno de la gran mayoría de mis amigos (y estoy convencido de que la inmensa mayoría del pueblo catalán) que simplemente están hartos de este debate inútil, desencantados de los políticos de uno y otro bando, y de que todos nuestros esfuerzos tengan que ir destinados a discutir sobre un modelo de convivencia que tanto esfuerzo y guerras nos costó conseguir durante los dos últimos siglos, en vez de concentrar nuestros esfuerzos (y sobre todo los esfuerzos de los políticos) en gestionar esta jodida crisis que nos lleva castigando tantos años ya. A todos esos desencantados, que los secesionistas dan por hecho no irán a votar el 27S, para que sí,  esta vez sí vayan a votar,  porque será la única manera de parar esta rueda infinita de sinsentido, esta locura de confrontación en espiral creciente, esta pesadilla del Día de la Marmota, este cáncer de la convivencia pacífica y tolerante que es el nacionalismo (cualquier nacionalismo), este experimento Orwelliano de manipulación mediática.

Por eso, y porque estoy harto de mentiras. De mentiras que, aunque tan evidentes que parece que nos tomen por tontos, convencen a muchos, a millones, de personas inteligentes, que se convierten en una masa estúpida y fácil de manejar.

Las mentiras que voy a resumir aquí son sólo unas pocas, muy pocas,  de todas las que dicen a diario. No es un trabajo muy exhaustivo,  y cualquiera puede hacerlo fácilmente.  Pero son las que yo considero más insultantes, alrededor de todo esto que ahora llaman "el procés" [prusés].

La primera es el propio concepto de independentismo,  como corriente "mainstream" de la opinión pública nacionalista. Todo el mundo sabe en Cataluña que hace bien pocos años los independentistas eran un grupo residual en la vida política catalana. El propio Artur Mas hacía estas declaraciones en un libro entrevista del escritor Refael de Ribot en 2002:


Sabias palabras del joven Artur. Lástima que su trayectoria política de los últimos años esté siendo tan "irresponsable".



 ¿Cuándo se produjo el cambio, y quién tuvo la culpa? Eso es largo y difícil de explicar, pero el punto de inflexión fue la reforma del Estatut de autonomía de Cataluña impulsado por el socialista Pascual Maragall, y con el también socialista Rodríguez Zapatero en el gobierno central.
Dicen mis amigos nacionalistas que el independentismo "explotó" tras los recortes que la sentencia del Tribunal Constitucional (ya con el PP en el poder, y tras un esperpéntico espectáculo de lucha política por su control) realizó sobre el Estatut. Los nacionalistas catalanes, que han desarrollado hasta la perfección el recurso político del victimismo, aprovecharon estas dos afrentas, el engaño de Zapatero, y la manipulación judicial de Rajoy, para poner en marcha lo que llevaban preparando desde hace décadas: la utilización del odio a España,  que ellos mismos han fomentadoen su provecho.


Pero nadie se acuerda que el primero que realizó recortes al Estatut fue el propio Artur Mas, por aquel entonces en la oposición,  que con la necesidad de colgarse alguna medalla de cara a las cercanas elecciones autonómicas fue a negociar en secreto (nada de referendums, ni de derecho a decidir) con Zapatero las cosas que había que eliminar, para que pasara el filtro del Congreso.


Pues parece que el Tribunal Constitucional no fue el que dejó el Estatut como una reforma raquítica, sino Artur Mas. A menos, en opinión de su actual socio Oriol Junqueras.

CiU continuaba ejerciendo la política de negociación y pactos con los diferentes gobiernos centrales (también llamada aquí "la puta y la Ramoneta") que históricamente había llevado, hasta que se produjo un cambio radical, por una decisión personal del ya President Artur Mas en Septiembre de 2012, tras varios meses de durísimos ajustes y recortes implementados por la Generalitat, y con la clara intención de desviar el foco del discurso político, decidió convocar elecciones.  La primera de una larga serie de citas "históricas para el futuro de Cataluña".


La Diada 2012 fue "un clamor de la ciudadanía catalana, que espontáneamente respondió a un ataque intolerable al modelo de convivencia elegido por todos los catalanes". En esta frase hay un montón de mentiras, pero la más gorda es que fue espontáneo. Fue promovido por la Generalitat, organizado por varias asociaciones que viven de sus subvenciones (y que curiosamente ahora forman parte de la famosa lista del "Junts pel Sí"), y por supuesto promocionado por los medios de comunicación controlados por la Generalitat.

Sinceramente, no sé decir si Artur Mas fue muy inteligente o muy estúpido al "subirse a la ola" del independentismo.  Cada vez que se ha presentado (y van unas cuantas) ha perdido escaños, ha cambiado de socios, hasta cargarse su propia coalición CiU, y se ha metido en un callejón sin salida, sin frenos, y con el pie pegado al acelerador.

Bueno, pero sobre lo que no mentirá el bueno de Artur es sobre la necesidad de consultar al pueblo catalán en Referendum, ¿no?. Parece su objetivo vital, el sueño de su infancia. Pues sí,  también miente. Estas son sus declaraciones en el mismo libro entrevista citado anteriormente:

Sigue siendo muy coherente el señor Mas, con sus propias palabras. Parece que al final ha preferido administrar el ruido interior y la descohesión de la sociedad catalana.  Sobre su conciencia quede...

Y por si os parecen pocas mentiras, éste es el idílico estado que nos está intentando vender Artur: ni los catalanes dejarán de pagar peajes, ni los jubilados catalanes volverán a tener los medicamentos gratuitos, ni los trabajadores catalanes volverán a tener derecho a indemnización de 45 días por año trabajado, ni se volverán a jubilar a los 65 años, etc.

Cualquiera diría que la única y verdadera razón de Artur Mas para montar todo este lío sea mantenerse en el poder, y esquivar dos cosas que le pueden hacer mucho daño: el balance de su gestión,  y las investigaciones de corrupción sobre su predecesor, su partido, y su círculo de confianza.

Pero basta de hablar de Artur.  El independentismo no es sólo una persona.

Otro importante actor de esta mala película de terror es el Republicà Oriol Junqueras.  Pertenece a un partido con una incongruencia tan grande como ser de izquierdas (lo pone en sus siglas) y nacionalista. 
¿¿¿Cómo se puede ser nacionalista y de izquierdas???
Vivimos en un mundo con fronteras, que son barreras que clasifican a cada ser humano en una categoría que no podido elegir, que son barreras arbitrarias e imaginarias, y que determinan, en gran medida, las oportunidades de su vida. ¿Cómo alguien de izquierdas puede sentirse orgulloso de que existan estas barreras?
La izquierda defiende que las oportunidades de una persona no deberían estar limitadas por el nivel económico de la familia en la que nace. La redistribución de la riqueza es un objetivo de las personas de izquierdas. Pero, ¿la existencia de fronteras nacionales no resulta una limitación evidente?
Y sin embargo ERC quiere crear nuevas fronteras, y no está de acuerdo con la redistribución de la riqueza. ¿Hay algo más contrario a las ideas de la izquierda? ¿Cómo alguien de izquierdas puede sentirse orgulloso de enarbolar una bandera nacional, orgulloso de ser nacionalista? El nacionalismo establece que nuestras obligaciones con otros seres humanos son muy diferentes dependiendo del lugar donde los otros hayan nacido. Que unos seres humanos son mejores que otros en virtud de su excepcionalidad cultural. ¿Cuál es la excepcionalidad española de la debo sentirme tan orgulloso? ¿Y la excepcionalidad catalana? ¿Y por qué no debo estar de acuerdo con la redistribución de riqueza con los desfavorecidos de Extremadura, pero sí con los de Lleida? ¿Son mejores acaso estos últimos, señor Junqueras?

Y sin embargo, el bueno de Oriol vende el nuevo estado catalán como la solución a todos nuestros problemas, entre ellos la corrupción, porque "Parece que las medidas hasta ahora tomadas no son suficientes, porque cada día conocemos un nuevo caso de corrupción. Falta control y falta castigo", tal y como asegura en esta entrevista.
Para el bueno de Oriol, la corrupción española es mucho más insoportable que la corrupción catalana. Afirma que si él fuera español votaría a Podemos.


Pero entonces, ¿por qué se presenta con CiU, acusada de múltiples casos de corrupción, y no con Podemos? Si la regeneración es ERC, ¿por qué no se presenta ERC?
¿O está pidiendo el voto para una coalición (Catalunya sí que es pot) distinta a con la que usted se presenta?
Uy, uy, uy, señor Junqueras, que creo que se está liando.....

A ver si lo entiendo, como idealista que es, en busca de la ansiada independencia, el bueno de Oriol está convencido de que presentarse a unas elecciones autonómicas en una lista para formar gobierno con uno de sus mayores enemigos políticos es la mejor manera de conseguir permitir al poble català expresarse sobre sobre su más angustiosa duda, la pertenencia o no a Espanya.

Pues eso será ahora en 2015.  Porque hace muy poco afirmaba que unas elecciones autonómicas NO son un referéndum. Son un engaño. 


Él mismo reconocía una de las grandes mentiras de estas elecciones: el sistema proporcional de la ley electoral actual. Eso hace que un voto no cuente lo mismo en un sitio que en otroEn Barcelona (donde menor ansia independentista hay) para conseguir un escaño será necesario que voten más de el doble de personas que en Gerona, donde mayor proporción de independentistas hay.
¡Buen truco! Entonces, ¿cual es el criterio para considerar que "una mayoría del pueblo catalán" quiere la independencia de Cataluña? En un referéndum normal sería exactamente el 50% de los votos más uno. Pero en esta farsa, depende cómo se repartan los votos, bastará con que aproximadamente un 42% de los votos vayan a "listas favorables al procés".
¡Un momento! Pero, ¿hay más de una?. Pues parece que si. En las encuestas se suele contar la suma de la lista "Junts pel Sí", junto con el partido de las CUP, que se presenta por separado, y los de "Catalunya sí que es pot", cercanos a Podemos, juegan al despiste, y no se posicionan claramente sobre lo que van a hacer a partir del día 28...
Con un 42% de los votos, nos podemos encontrar con que estos personajes se vean "legitimados" para proclamar unilateralmente la independencia de Cataluña.



En fin, esto es un despropósito de proporciones monumentales.


Y por si todo esto fuera poco, la cantidad de mentiras sobre cómo sería este proceso de independencia de Cataluña es abrumadora.
Nos dicen a los que estamos en contra que utilizamos el discurso del miedo. Que decimos que con la independencia, Cataluña desaparecería de Europa, y del Euro. Ellos lo niegan. ¿O no?

Depende. En 2015 lo niegan.  En 2012 lo afirmaban ellos mismos.

En fin....

Muchos "indepes" con los que he hablado afirman que NADIE ha dicho que Catalunya saldría de la Unión Europea, y del Euro.  Bueno, pues por si fuera poco lo que ha dicho Artur Mas (y Merkel, y Barroso, y Juncker, y Solana, y Bossi, y...) podéis leer este artículo de Jean-Claude Piris, director General del Servicio Jurídico de la UE de 1998 a 2010. Desde luego no es un don nadie, y tiene criterio suficiente para afirmar cómo se desarrollaría la disputa legal sobre una eventual permanencia de Cataluña en la UE. Los 28 estados miembros deberían aceptar la candidatura de Catalunya por unanimidad.
Vamos a suponer que España no ejerciera su derecho de veto. Aunque es mucho suponer, sabiendo que actualmente el Estado posee más de la mitad de la deuda de la Generalitaty que puede pensar que si Cataluña se independiza, y tiene que declararse en bancarrota, al no poder financiarse en el mercadono le pague al estado español esta deuda.
Pero aunque fuera así, como bien dice el señor Piris, "Reino Unido, Francia, Italia, Bélgica... nadie va a arriesgarse a abrir la puerta a un contagio, y provocar problemas políticos internos", ya que estos países también tienen sus regiones nacionalistas, que muy probablemente intentarían iniciar nuevos procesos de secesión.

Pero, ¿cómo que Cataluña no es viable como estado independiente? Si es que sois unos catastrofistas.  Como dice Anna Simó, portavoz de ERC, tan sólo "puede ser que los funcionarios y los pensionistas cobren tarde, pero valdrá la pena".


Amigos funcionarios y pensionistas, tranquilos, que valdrá la pena cobrar a 60 días, si se consigue la ansiada independencia, y llegamos juntos a Ítaca.


Los miembros de este engendro político de lista independentista saben que la única manera de conseguir su objetivo (no la independencia, sino llegar al gobierno de la Generalitat) es ocultar todos estos datos a los catalanes.
Y si no, mirad el último episodio esperpéntico del tema.  El señor Jordi Sánchez, nuevo director de la ANC (llamarlo señor es cortesía, porque es una de las personas más reaccionarias y que más odio rezuma a España que conozco) declaró hace unos días, ya en precampaña, que una Cataluña independiente quedaría fuera de la UE.
No sabemos si fue un lapsus o un ataque de sinceridad, pero inmediatamente recibió tantos palos entre sus propios amiguitos de aventura, que tuvo que rectificar.


La amargada respuesta de este entusiasta promotor de la independencia no puede ser más reveladora.  "Con lo que nos está costando decir tantas mentiras cada día a tanta gente", viene a decir...


Se me quedan muchas otras mentiras fuera de este artículo. Algunas como el famoso (y falso) límite legal de los Länder alemanes en el déficit fiscal, o los famosos 16.000 millones que España "roba" a Cataluña, o cómo ocultan los costes de crear las estructuras del nuevo estado, están bien explicados aquípor un catalán, que ha sido presidente del Parlamento Europeo.

Pues bien, a pesar de todas estas mentiras, tenemos la oportunidad de iniciar una nueva etapa. Yo animo a todos, aunque estén hartos de todas estas mentiras, y esta confrontación, a votar en estas elecciones. Porque no es cierto que vayamos a votar sobre la independencia de Cataluña. Vamos a votar por un nuevo gobierno. Y esta vez vamos a votar en urnas de verdad. Aunque hayan hecho todas las trampas que hayan podido, aunque la campaña empiece el 11S, aunque la jornada electoral haya sido convocada en un puente, para ver si vota poca gente, aunque la ley electoral sea injusta y los votos no valgan lo mismo. Aunque las reglas del juego no sean justas, hay una oportunidad democrática y legal de cambiar las cosas, echar del poder a los corruptos poner a alguien que les pida explicaciones, y que cumpla la Ley.

Nota final para independentistas: no creo que hayas llegado hasta aquí, pero si es así, y piensas que soy un catalanófobo, te recomiendo que leas mi otro post, Anticatalanismo no es lo mismo que Catalanofobia.

Ser independentista es muy lícito y respetable, pero querer saltarse la ley para conseguir tu objetivo a cualquier precio no lo es. Si algún día se consigue la independencia de Cataluña, será de otra forma.  Desde luego así, no.

jueves, 9 de julio de 2015

De dónde saco mi tiempo. Mi método de gestión de contenidos online


Hoy voy a contestar una pregunta que me hacen bastante a menudo: de dónde saco mi tiempo.


Tengo, como puedes comprobar, un blog personal en el que escribo sobre diferentes temas, con el único objetivo de eso, de escribir. Aparte de este cajón desastre de las cosas que me interesan, mantengo una página de Facebook dedicada al material al que dedico mi vida laboral, el Poliuretano. Cuando comparto contenido propio, lo hago en español (aquí en el blog) y en inglés, en mi perfil de LinkedIn. Por otro lado, he creado y gestiono (de momento en solitario) un proyecto multiplataforma (Microblog de Scoop.it, cuenta de Twitter, Página de Facebook) llamado infoPadres, en el que comparto contenidos interesantes para padres, unos creados por mí y otros seleccionados de entre lo que leo por ahí, mínimo con una frecuencia semanal.

Ya fuera del mundo digital, acabo de terminar un nuevo semestre de mi segunda carrera universitaria, Administración y Dirección de Empresas, en la universidad a distancia UOC, sacándome cuatro asignaturas (se considera que dedicación completa son seis asignaturas); y he terminado dos carreras de running, una de 10 kilómetros, con un tiempo por debajo de 45 minutos, y una Media Maratón, con un tiempo de 1:49 (se me escapó en el último kilómetro el objetivo de bajar de 1:45, cachis).


Y para el que se lo esté preguntando, estoy felizmente casado, y tengo tres maravillosas hijas, y un trabajo bastante exigente.

Y no, créeme que ninguna de las cosas que he descrito me impide para nada disfrutar de las cuatro maravillosas mujeres de mi vida. En todo caso es mi trabajo el que me impide pasar más tiempo con ellas, y me obliga a dejar mucho más tiempo del que querría a mi sufrida mujer al cargo exclusivo de la casa.


Cuando hablo con amigos o conocidos sobre cualquiera de estos proyectos que estoy realizando, a veces con explicarles tan sólo uno sólo de ellos, recibo invariablemente la misma pregunta: "¿De dónde sacas tu tiempo?"


Pues bien, hoy voy a empezar a desvelar alguno de mis secretos.


Primero, y lo más importante, para hacer cualquiera de estas cosas (o cualquier otra) se necesitan básicamente dos cosas: ganas, y apoyo.

Tener ganas es muy importante. Hacerlo porque te gusta, porque disfrutas con ello, porque quieres hacerlo.

Tener apoyo es fundamental. Si tu familia y/o tu trabajo no te lo permiten, difícilmente se pueden emprender ni estos ni ningún otro tipo de proyecto.

Por suerte, yo tengo ese apoyo, sobre todo por parte de mi familia. Mi mujer, que se merece que le ponga un altar, me apoya incondicionalmente en cada nuevo proyecto, y tan sólo se ocupa de recordarme, en algunas contadas ocasiones, que por estar demasiado concentrado en alguno de ellos, estoy descuidando un poco a lo más importante, mi familia.

Otros pequeños secretos para el éxito son algo menos importantes, pero ayudan: que no te guste excesivamente ver la tele, y que no te guste excesivamente dormir, son pequeñas ayuditas. De ahí sale mucho, muchísimo tiempo.


Y ahora voy a contarte en detalle cómo lo hago. Dejaré el running y la universidad para otro día, y voy a explicar mi mundo online. Me fascina compartir y crear contenido. Me fascina escribir, ordenar mis pensamientos, y dejarlos escritos para la posteridad. Y disfruto simplemente por el hecho de escribir. Por supuesto no voy a negar que me encanta que me lean, que me comenten (de momento son casi todo comentarios positivos, claro, ya veremos cuando haya alguno negativo), y también que conocidos, y algún desconocido, me digan que ha gustado lo que han leído. Pero básicamente escribo por el placer de escribir.

Por supuesto como ejemplo de bloguero dejo mucho que desear, y estoy lejísimos de los que más admiro, Enrique Dans, con un blog de más de 3.000 lectores diarios, en el que lleva publicando mínimo una entrada al día desde hace más de once años; Sergio L-Palacios, profesor de universidad, divulgador incansable y escritor de dos excelentes libros sobre la física de la ciencia ficción (que además lee unos 50 libros al año, para realizar reseñas sobre ellos); o Jose M. López Nicolás, un Doctor en bioquímica que denuncia incansablemente en su blog los múltiples fraudes de las pseudociencias que nos bombardean a diario, tan poderoso que ha puesto varias veces en jaque a las grandes multinacionales de la alimentación o la cosmética por el marketing pseudocientífico de sus etiquetas o campañas de publicidad.


Estoy muy, muy lejos de esas celebridades,  y de sus increíbles blogs. Pero tengo un método. Y creo que funciona. Al menos al nivel que yo necesito, funciona. Tiene algo del método de curación de contenidos, (o content curation, que queda mejor en el inglés original), y también algo de GTD, y lo he ido perfeccionando con el tiempo, hasta estar tan orgulloso de él como para dedicarle el primer post de productividad personal de mi blog.


Mi método de Curación de Contenidos -o en una traducción más amable de "Selección de Contenidos"- consiste en eso, en seleccionar del amplísimo océano de información actual la información que es realmente relevante. Tiene dos fases: en la primera, se realiza los siguientes pasos: filtrar, leer y seleccionar; la segunda fase es la de creación de contenido de mayor valor añadido, y puede realizarse de dos formas: simplemente compartiendo la información seleccionada, o creando contenido propio a partir de esa información seleccionada.

Mi forma de trabajo es diferente según realizo la selección de contenidos siguiendo una u otra de esas formas:
El esquema del primero de los dos métodos (seleccionar -> compartir) podría ser el siguiente:





Y el esquema del segundo método (seleccionar -> crear) podría ser el siguiente:




Para estos dos métodos utilizo una serie de aplicaciones gratuitas y multiplataforma, que no pueden faltar en ninguno de mis dispositivos. Son absolutamente imprescindibles para mí, y cualquier nuevo aparato debe poder aceptarlas, para convertirse en uno más de los múltiples gadgets que utilizo cada día (sí, mis amigos tienen razón, soy un poco tecnosexual).


En ambos casos, la primera fase es la misma, y utilizo básicamente la misma herramienta, la joya de la corona, la más fundamental de todas: Pocket. Una aplicación muy sencilla, y muy poderosa. Antes se llamaba "Read it Later", lo que definía mucho mejor su utilidad: sirve para guardarte cosas para leer más tarde. Puedes enviar a esta aplicación artículos, páginas web, archivos PDF (deben estar disponibles online), o cualquier otra cosa que quieras leer. La aplicación recibe la información, y crea una lista cronológica de lo que quieres leer. Una vez accedes a ella, se encarga de descargar la información que has seleccionado (en versión sólo texto, o incluyendo también las imágenes); posteriormente, y esto es importante, sin necesidad de estar conectado, puedes leer tranquilamente la información.

El flujo de entrada en mi lista de cosas por leer es constante: cualquier cosa que creo que me puede interesar, no importa de dónde venga, la envío a Pocket. Si repaso mi Timeline de Twitter y veo algo interesante, o si alguno de mis amigos ha colgado algún enlace en Facebook que creo que me va a interesar, o si reviso los blogs que sigo (a través de Feed.ly, otra aplicación esencial para seleccionar contenido) y veo algo que me llama la atención, todo va a Pocket. Más tarde, en cualquier otro momento, en casa delante de la tele, o en la consulta del dentista, o como ahora mismo, en el minúsculo espacio del asiento de un avión, echo un vistazo a la lista, y leo lo que más me apetece.


En ese momento tomo la decisión de si lo que estoy leyendo es realmente información que me va a ser útil o no, y qué voy a hacer con ella. Un rápido vistazo para ver si cubre las expectativas (si no, lo borro directamente), y si la información merece que la comparta directamente, o si requiere algo más de trabajo.


Si la información va a ser compartida directamente (método 1), normalmente en Twitter o Facebook (en mi perfil personal, o en alguna de mis páginas de Facebook), normalmente utilizo una nueva aplicación, Buffer, muy interesante para gestionar la presencia online. Muchas veces paso temporadas largas sin compartir nada, y otras veces encuentro mucha información interesante a la vez, pero no me interesa compartirla toda en ese momento, o bien porque no es el momento adecuado, o bien para repartir mejor los contenidos que comparto. Pues Buffer hace muy bien eso, repartir la información que compartes, y publicarla sólo cuando tú quieres que se publique. Esta aplicación es la única que de momento he contratado en su versión Premium, así que técnicamente no es cierto que todas las aplicaciones que uso son gratuitas. Pero en su versión gratuita tiene una funcionalidad más que suficiente para la mayoría de los que gestionen sólo una cuenta de Twitter o Facebook.


Si la información requiere ser trabajada antes de ser compartida (método 2), realizo un camino diferente a partir de Pocket. Envío la información a otra aplicación, Evernote, y la clasifico para ser trabajada posteriormente.

En la red hay muchísimos defensores a ultranza de Evernote, que pueden explicar mucho mejor que yo sus virtudes, así que no me extenderé. Únicamente diré cómo clasifico mi información, en las siguientes carpetas:

- "Borradores", "Material", e "Historial" para el blog de Agorafiliaweb
- "PU" para la página del Poliuretano
- "infoPadres", e "iP Historial" para el proyecto #infoPadres.

Como se puede ver, uso la aplicación para almacenar material, trabajarlo creando contenido, y también para guardar un historial de contenidos, lo que es muy útil para buscar información que ya has compartido previamente.


Y en un paso posterior, después de un trabajo más o menos laborioso, dependiendo de la dificultad de cada post, publico la información en Blogger, para Agorafilia, y en Scoop.it para el microblog de infoPadres.


Como se puede ver, el proceso de creación que sigo para generar contenido es muy variado, pero sigue un esquema bastante bien definido.


La información que me llega puede convertirse en información de salida en unos pocos segundos, o puede requerir meses de trabajo, y una buena serie de pasos.


Y lo más importante, el tiempo que dedico a este proceso es totalmente aleatorio, no requiere de un lugar ni de un momento fijo, y puede adaptarse a las necesidades de más o menos tiempo que tenga libre, o que quiera dedicarle. Como ya he dicho anteriormente:


Tiempo hay, lo que hace falta son ganas.



miércoles, 18 de febrero de 2015

Un Material para Gobernarlos a Todos. El poliuretano en la industria del calzado



El espacio que hay entre tu pie y el suelo es un mundo fascinante. Una gran variedad de materiales se han utilizado desde los inicios de la historia del calzado, hace más de 10.000 años, a finales del periodo paleolítico, para proteger nuestros pies ante los múltiples peligros que le acechan desde los diferentes terrenos que pisamos.

No sólo eso, sino que en muchas ocasiones no hay un solo material, sino una compleja combinación de varios materiales, para conseguir la mejor combinación de protección, y confort, entre nuestro pie y el suelo.

Intentar hacer una clasificación de la calidad de los diferentes materiales que se pueden utilizar como suelas es sumamente pretencioso, pero puedo intentar hacer una aproximación sencilla.

Lo que suele interesar en el material que está en contacto con el suelo es que resista el desgaste al caminar. En general se puede decir que las propiedades de durabilidad del material utilizado son directamente proporcionales a su densidad.  Esto tiene, como se verá, muchas excepciones, pero nos puede servir como regla general.


Un material compacto (de densidad relativa 1 o superior) no posee prácticamente huecos en su interior, y por tanto presentará, sea cual sea este material, unas propiedades "completas".  Fijémonos por ejemplo en la resistencia a la abrasión, o lo que podríamos entender en palabras de la calle como el desgaste de la suela.  Un hipotético rodillo de material abrasivo, que simulara el contacto con el suelo de la suela, no encontraría en el caso de un material compacto ningún hueco por donde iniciar el desgaste del material (excepto, lógicamente, los defectos superficiales del material, aunque sean muy pequeños).  Este material resistiría el contacto abrasivo durante un tiempo prolongado, que se podría determinar fácilmente, si consideramos la dureza de ambos materiales (el rodillo abrasivo, y el material de la suela).
A partir de este ensayo, es fácil hacer una clasificación de durabilidad, si comparamos siempre contra el mismo material abrasivo.


 
Un material de densidad menor que la del agua necesariamente ha de tener una estructura celular 
El "truco" para que la densidad de estos materiales (cuyo peso específico es siempre mayor que 1) sea menor que la del agua es crear una estructura celular, en la que haya mucho aire en su interior.
Las celdas pueden ser más o menos grandes, y estar más o menos conectadas entre sí.  Pero en definitiva, tiene que haber mucho hueco vacío (en realidad, lleno de gas, que puede ser aire, dióxido de carbono, o algunos otros) para que la estructura completa pese menos que el agua, y por tanto, su densidad sea menor.
Podemos tener estructuras de célula abierta (que pueden tener celdas tan grandes que llegan a ser visibles, como por ejemplo en las esponjas de baño, o la espuma de PU flexible de colchones o asientos) o estructuras de célula cerrada (en las que tenemos celdas separadas entre sí, y que no dejan salir ni entrar el aire, como por ejemplo las espumas de aislamiento térmico de las neveras).
Por otro lado, independientemente de su estructura abierta o cerrada, podemos tener unas celdas más finas o más grandes.

Las propiedades de un material celular van a depender de gran cantidad de factores: de la cantidad de espacio vacío que tengan, de cómo está conectado ese espacio vacío, también de qué gas esté relleno ese espacio vacío, y finalmente de las propiedades del material que forma la estructura.

Pero si volvemos a la gráfica anterior, y situamos todos los valores de resistencia a abrasión de los diferentes materiales ensayados, junto con su densidad, desde los materiales compactos a los materiales de menor densidad, veremos que se cumple aproximadamente la hipótesis inicial, aunque ya no tendremos una línea, sino una nube de puntos, con la siguiente forma.


Si repetimos esto mismo para otras propiedades diferentes, veremos que suele obtenerse una forma bastante similar. Ese gráfico puede servirnos de referencia para evaluar la calidad del material que podemos encontrar para fabricar la suela del zapato.

Pues bien, y ahora viene la explicación al título de este post. Sólo existe un material que cubre toda esa zona.  Que cubre todas las densidades y calidades posibles.  Un material que los gobierna a todos.  Un material para encontrarlos, un material para atraerlos a todos, y en las tinieblas atarlos. El material único.  Mi Tesssoro. El poliuretano.


Podemos comparar la calidad de los materiales en todos los rangos de densidad posibles, y siempre aparecerá el poliuretano, luchando con los demás materiales posibles, luchando por dominarlos a todos. Y en casi todos los “combates” sale bastante bien parado.

Si comenzamos por los materiales compactos, encontramos dos enemigos muy poderosos del poliuretano, el cuero y el caucho vulcanizado.

La suela de zapato "de toda la vida" (o como dice Juan-José, Yanko, Iruin, en su muy recomendable post La Química de una suela de zapato “una suela como Dios manda") se fabrica con cuero.

Aunque lamento decirte, querido Búho, que aunque la suela de cuero tiene sus ventajas (a mí también me gusta mucho el sonido de una suela de cuero, en unos buenos y elegantes zapatos de vestir) la durabilidad no es una de ellas.  Tampoco la facilidad de diseño, la impermeabilidad, transpirabilidad, aislamiento térmico, etc.

En cuanto al caucho vulcanizado, o goma, fue introducida como material para fabricar suelas hace más de 50 años, y presentó un importante logro tecnológico: gracias a las suelas de goma, las suelas se hicieron impermeables, permitiendo mantener los pies secos y calientes sobre todo en los meses de invierno.
Podemos decir que la goma es el enemigo más poderoso del poliuretano, en la zona norte de la Tierra Media.
Contra este poderoso enemigo, el poliuretano puede enfrentarse también con un grupo de poderosos materiales, La Comunidad del Anillo, entre los que se encuentran el TPU o poliuretano termoplástico inyectado, o el poliuretano compacto proyectado con tecnología RPU.


Como vemos en la siguiente figura, en términos de durabilidad, el poliuretano compacto (solid PU) sale muy bien parado con respecto a los dos materiales compactos citados, el caucho vulcanizado y el cuero.


Si pasamos a los materiales de menor densidad, el PU celular cubre un rango enorme de densidades, entre el prácticamente compacto (densidad 0,9 - 1,0 g/cm3) pasando por los habituales 0,6 - 0,5 g/cm3 para suelas de alta calidad, los 0,4 - 0,5 g/cm3 de las suelas más gruesas y ligeras y con menores requerimientos (por ejemplo las suelas de cuña de zapato femenino), los 0,3 - 0,4 g/cm3 para suelas de bajo requerimiento (por ejemplo el calzado de interior, las pantuflas de andar por casa), incluso los 0,2 - 0,3 g/cm3 de la entresuela deportiva, o del material para plantillas interiores que aportan mayor comodidad a nuestros pies.

Para cada uno de estos rangos de densidad se podría escribir un nuevo post, así que no me alargaré mucho más. Como hemos dicho, cuanto más bajamos la densidad peores propiedades vamos a obtener en general.

Pero sin embargo si bajamos la densidad al mínimo, encontraremos a uno de los más temibles enemigos del poliuretano. Un material muy conocido por todos los amantes del running, el EVA (siglas del Etil-Vinil-Acetato, nada que ver con la mujer de Adán, y causante del Pecado Original).
Este material podríamos decir que representa la menor densidad que se puede utilizar como material de suelas de calzado.
Sus propiedades para uso como material de suela son muy limitadas, no sólo en resistencia a la abrasión, sino también todo lo demás (sin entrar en muchos detalles, tiene una deformación remanente desastrosa, y una malísima resistencia al desgarre, por ejemplo) lo que limita su uso para suelas de chanclas, zuecos de hospital, etc. Pero su ventaja fundamental es el confort que proporciona, debido a su rebote .   Un material tan ligero, y con una elasticidad tan alta, tiene un tacto muy peculiar, que todo el mundo puede disfrutar haciendo guerras con los archiconocidos "churros de piscina".
Pero donde el EVA ha sido hasta hace muy poco imbatible ha sido en la entresuela del calzado deportivo.  Prácticamente toda deportiva de running del mundo fabricada en los últimos 30 años tiene una entresuela de EVA.

Pero como afirmo en el título de este post, el PU es el material para gobernarlos a todos, el anillo de poder, e incluso contra el todopoderoso EVA está consiguiendo vencer.

En este caso, el material desarrollado para esta ardua batalla en la parte Sur de la Tierra Media es el siguiente: micro TPU pre-expandido. Sin duda, El Retorno del Rey poliuretano.


En definitiva, de todas las combinaciones posibles de materiales que se utilizan para separar tu pie del suelo, es muy difícil no encontrar al poliuretano formando parte de alguna de las capas: patín, piso, suela, entresuela, plantilla, etc.  

Si no sabes lo que hay entre tu pie y el suelo, la respuesta es fácil: el Material Único, el que los gobierna a Todos.

Nota: This post is also available in English in my LinkedIn page: https://www.linkedin.com/pulse/one-material-rule-them-all-polyurethane-footwear-servet-casabona



miércoles, 4 de febrero de 2015

Lo que nuestros hijos deben aprender de un millonario sin escrúpulos



" ¡Vaya! Pues yo no quiero que mis hijos aprendan nada de un tipo así, prefiero darles otra clase de valores ", estarán pensando muchos de los que hayan llegado hasta aquí. Pues bien, yo creo que siempre se puede aprender algo de cualquier persona. Un millonario sin escrúpulos puede enseñar nuestros hijos conceptos esenciales en su vida, si se elige bien de entre todo su discurso.

Para el que siga leyendo, quizás llevado únicamente por la curiosidad, le voy a presentar a Robert Kiyosaki. Se trata, efectivamente,  de un multimillonario, que se ha hecho a sí mismo, mediante prácticas que muchos calificarían de deshonestas. Y además,  no tiene ningún problema en decirlo él mismo, y describirlo ampliamente en sus libros, muchos de ellos best-sellers internacionales (quizás el más conocido es "Padre Rico, Padre Pobre").

Robert se ha convertido en rico haciendo cosas como crear corporaciones fantasma para evitar el pago de impuestos; especular con la compra-venta de acciones de empresas pequeñas en fase de creación; aprovecharse en la compra de bienes raíces tras el estallido de una burbuja inmobiliaria gracias a su gran capacidad de efectivo; etc.  Y no sólo eso, sino que describe alegremente cada una de estas acciones en sus libros, con toda la naturalidad del mundo.

Y sin embargo, insisto en que este personaje puede ofrecer enseñanzas básicas,  incluso diría que fundamentales, a nuestros hijos.

La primera de esas enseñanzas es saber diferenciar entre un Activo y un Pasivo.
Robert explica muy bien, en su libro antes citado, el proceso de enseñanza para que nuestros hijos (y nosotros, ya de paso) nunca más confundamos un activo con un pasivo. ¿y por qué es tan importante eso? Porque ese conocimiento fundamental puede guiarnos a la hora de tomar las grandes decisiones económicas de nuestra vidas, que todos, incluidos nuestros hijos, deberemos tomar en algún momento. Tomar la decisión correcta en esos momentos puede suponer una gran diferencia en el desarrollo de la futura vida de nuestros hijos, puesto que las grandes decisiones económicas de nuestra vida no suelen tener fácil vuelta atrás.
Como Robert bien dice, buscar en el diccionario la definición de activo o pasivo no nos va a ayudar en absolutamente nada, sino todo lo contrario, sólo servirá para confundirnos irremediablemente.  Si tenemos que explicárselo a nuestros hijos, debemos entenderlo como lo entenderían ellos, de una manera muy sencilla.

Simple, y llanamente:

- Un ACTIVO es algo que mete dinero en tu bolsillo.

-Un PASIVO es algo que saca dinero de tu bolsillo.

Todos los que sepan algo de economía seguramente se escandalizarán de la definición,  pero es completamente válida para la inmensa mayoría de la gente.
Podemos pensar, para ir practicando, ejemplos de uno y otro, tal y como lo harían nuestros hijos. Y cuando se lo expliquemos,  les pediremos que ellos mismos piensen los ejemplos, y les dejaremos tiempo para "digerir" el concepto. Discutiremos con ellos los ejemplos que han pensado, y les pondremos otros.

Una vez realizado este paso, pasaremos a otros dos conceptos fundamentales de la economía personal, que todo el mundo debería conocer, y sin embargo son muy pocos los que conocen: el balance de situación,  y la cuenta de resultados.
Para simplificar al máximo,  y no alargarme, aconsejo o bien la lectura del propio libro  de Kiyosaki, o bien pasarse por mi anterior post "Explicale a tus hijos la crisis, para que no repitan tus errores".
En él se explica brevemente el concepto fundamental que deben aprender nuestros hijos: la diferencia en el comportamiento económico (en cuestión de flujo de caja, o dicho de otro modo en cómo afrontar los gastos mensuales) entre una persona rica, y una pobre. El bueno de Robert hace esa distinción,  un poco burda, entre rico y pobre, y puede que volvamos a pensar que no queremos inculcar en nuestros hijos los comportamientos de las personas ricas, sino todo lo contrario (altruismo en vez de egoismo, conciencia sobre la pobreza en vez de búsqueda de la riqueza, etc).  Pero en realidad una "persona rica" en este sentido es simplemente una persona que toma las decisiones correctas, y sale ganando. Y una "persona pobre" es  la que se equivoca, y sale perdiendo. Puede que nosotros no tengamos como objetivo que nuestros hijos sean ricos, pero como padres indudablemente lo que NO queremos es que se conviertan en pobres.

La otra enseñanza importante que puede ofrecer este multimillonario sin escrúpulos es dirigir todos nuestros esfuerzos en cultivar nuestros activos, y nunca nuestros pasivos.

A lo largo de sus libros, Robert vuelve una y otra vez sobre este tema, con numerosos y razonados ejemplos. Uno de los más discutibles,  pero a la vez más didácticos, es la afirmación de que "tu vivienda no es un activo, sino un pasivo". Otro ejemplo muy didáctico es lo que él llama "la carrera de la rata". Robert da también un listado de lo que él considera activos, y hacia los que hay que dirigir todos los esfuerzos.
Pero la idea fundamental es que para convertirse en rico se tiene que poner al dinero a trabajar. El dinero tiene que trabajar para ti. Y no al revés.

Es decir, poniendo como ejemplo sencillo (espero): considerando los gastos mensuales de una persona con una nómina, y cómo llega esa persona hasta fin de mes, una persona rica actuaría de la siguiente manera: una vez que un Euro entra en su bolsillo (nómina) retrasaría lo máximo posible el momento en el que sale de su bolsillo (gasto, recibos, impuestos, etc). Mientras tanto, se centraría en desarrollar sus activos (siguiendo con el ejemplo, invertiría ese Euro en algo que le diera un beneficio, antes de soltarlo). Esto, que parece muy sencillo, en la práctica puede resultar muy difícil. Pero se trata de entender el concepto. Una persona que siguiera la manera de actuar de un rico, poco a poco podría ahorrar la cantidad de dinero suficiente para pensar en otro tipo de inversiones (buscar activos más interesantes).
Al contrario, una persona que siguiera la manera de actuar de un pobre, recibiría la nómina, y adelantaría todo lo posible el momento en el que sale de su bolsillo (gasto, pago de intereses de deuda, etc), sin considerar ni un momento en invertir ese dinero. Poco a poco tendría más dificultades para llegar a fin de mes, hasta que llegara un momento que tendría que pedir prestado algo dinero para conseguirlo. Estaría cultivando sus pasivos, y llegaría, poco a poco, pero inevitablemente, a pobre.

Así que sí, yo creo que este millonario sin escrúpulos les puede enseñar a nuestros hijos una lección importante, fundamental en sus vidas.  Una lección que, seamos realistas, no se la van a enseñar en la escuela, y que muchos de nosotros tampoco hemos tenido claro durante gran parte de nuestra vida. Una lección que merece la pena aprender, antes de que sea demasiado tarde.